3 Tips para aprender más rápido que los demás

“Trabajo duro” es una de las premisas más comunes en el mundo del emprendimiento, incluso a la hora de estudiar debemos hacerlo arduamente. Benedict Carey, columnista de ciencia y medicina del New York Times, no está de acuerdo y propone estudiar inteligentemente, no más duro.



¿Quieres aprender más rápido que los demás? Carey se basa en estudios científicos para decir que las interrupciones, dormir y soñar despiertos no está bien.

1. Repartir el tiempo.

Si buscamos retener la información a largo plazo es mejor dividir el tiempo de estudio. Es decir que si vamos a destinar 3 horas para estudiar, lo mejor es hacer 3 sesiones de una hora y no 1 sesión de 3 horas. La razón es sencilla, con el paso del tiempo tendemos a olvidar la información así que entre más veces retomemos el tema de estudio, nuestro cerebro se acostumbrará a recordar la información necesaria.

 

2. Tener cuidado con la ilusión de fluidez.

¿Cuántas veces has terminado de estudiar, revisas por encima los temas y estás seguro que lo has comprendido todo? De seguro bastantes y es normal, porque nos sentimos cómodos con esa sensación de fluidez; el problema es que muchas veces no entendemos tan bien como creemos y por simple pereza de no volver a repasar, dejamos así. ¿Cómo evitarlo?

Carey sugiere las dificultades deseadas, que son aquellas situaciones que nos ponen en la incomodidad de tratar de recordar lo aprendido, como las siguientes:

  • Hacernos pruebas: Apenas acabemos de estudiar es importante no dar por sentado que ya lo tenemos todo claro y hacernos preguntas para ver en realidad qué tanto sabemos. Auto-evaluarnos nos permite indagar más a fondo y desentrañar preguntas que no hubiéramos pensado hacernos.
  • Enseñar: Después de estudiar busca a alguien y explícale de la manera más sencilla posible lo que acabas de aprender, si lo puedes hacer es una muestra de que efectivamente entendiste el tema.

3. Dormir.

Solemos pensar que dormir y estudiar no van de la mano, o es una cosa o es la otra. En su libro, Carey habla de los estudios realizados por Sara Mednick, donde las personas que realizaban tests en las horas de la tarde se desempeñaban un 30% mejor si habían tomado siestas de una hora a una hora y media. ¿Cuál es la razón?

El cerebro guarda en su memoria cierto tipo de información cuando está en la quinta etapa del sueño, conocida como REM. En una siesta de más de una hora, alcanzamos el sueño REM por lo que dormir 8 horas y tomar una siesta es igual de beneficioso para el aprendizaje.

Así que ya sabes, una siesta no es una hora de tiempo perdido, es tiempo que optimiza el aprendizaje.



 

Publicaciones Similares