5 formas para ser más inteligente

A todos nos gustaría ser más inteligentes. Para poder tomar mejores decisiones cuando sea necesario, y poder recordar mejor lo que hemos aprendido.

El problema es que el aprendizaje se detiene para muchos de nosotros después de la escuela. Olvidamos que aprender es algo que hacemos a lo largo de nuestras vidas y no solo durante los primeros dieciséis años de nuestras vidas.

Al incorporar el aprendizaje en nuestra rutina diaria, podemos hacernos más inteligentes, independientemente de la edad o la ‘inteligencia’ que pueda tener.

Si bien el aprendizaje para algunos de nosotros puede inducir imágenes de volver a la escuela o leer libros llenos de conocimiento, no tiene por qué ser así.

El cerebro es una herramienta maleable y poderosa. Responde a una variedad de estímulos diferentes, todos los cuales aumentarán su capacidad intelectual.

No tiene que pasar horas leyendo libros o tomando un curso, puede incorporar algunas actividades inusuales y agradables en su rutina para aumentar su inteligencia.

1. Escuche podcasts a una velocidad de 1.5 / 2x

Esta es una técnica simple que puede utilizar para consumir más información en menos tiempo. La velocidad de escucha , como se sabe, implica acelerar sus podcasts o audiolibros y escucharlos en un 150 a 200 por ciento.

La tasa de habla promedio es de aproximadamente 150 palabras por minuto. Los estudios han demostrado que el cerebro humano es capaz de digerir de 275 a 300 palabras por minuto.

El efecto de esto es doble.

Podrá escuchar más material de lo que lo haría de otro modo, lo que le permitirá aprender más en un espacio de tiempo más corto. El otro efecto es que su cerebro cambiará y podrá procesar la información más rápido que antes.

Consumir más información que antes te permitirá ser más inteligente y más rápido. El tiempo extra ahorrado le permitirá aprender más o pasar más tiempo trabajando en otras habilidades.

2. Jugar al ajedrez

¡Comencé a jugar al ajedrez nuevamente recientemente, y es una de las mejores decisiones que he tomado en mucho tiempo!

El ajedrez es un maravilloso juego de estrategia y habilidad, y siento que me he vuelto más inteligente a medida que juego.

El número de variables en juego en el tablero en cualquier momento te obliga a pensar en lo que estás haciendo y en lo que harás algunos movimientos por delante.

Jugar al ajedrez es un ejercicio para el cerebro. Al jugar al ajedrez, mantienes tu cerebro activo y activo, lo cual es beneficioso para ti ahora y a largo plazo.

Los estudios han demostrado que las personas mayores de 75 años que participan en juegos mentales como el ajedrez tienen menos probabilidades de desarrollar demencia que las que no lo hacen.

La conclusión es que necesita usar su cerebro, de lo contrario, se atrofiará y su capacidad mental disminuirá.

No tienes que jugar al ajedrez, podría ser un juego diferente, siempre que estimule tu cerebro y te haga pensar, tu cerebro obtendrá el entrenamiento que necesita.

3. Hacer tareas de manera diferente

Esta es una de las cosas más fáciles que puede hacer para aumentar su inteligencia. ¡Es tan simple que sorprende que más de nosotros no hagamos esto!

Hay una serie de tareas que hacemos todos los días sin siquiera pensar en ellas. Cepillarse los dientes, escribir o la ruta que tomamos para trabajar.

Lo más probable es que realice la mayoría de estas tareas en piloto automático, sin tener demasiado en cuenta lo que está haciendo. Has realizado estas tareas muchas veces antes, por lo que se han convertido en una segunda naturaleza.

Bueno, estas tareas son oportunidades perfectas para cambiar las cosas y mantener el cerebro alerta. Una de las cosas más simples que puede hacer es cepillarse los dientes con la mano no dominante.

Esto es mucho más difícil de lo que piensas, ya que estamos acostumbrados a hacerlo con nuestra mano dominante. Al usar su mano no dominante, está obligando a su cerebro a fortalecer las conexiones neuronales y desarrollar otras nuevas.

Si bien realizar tareas como esta no lo convertirá en Einstein, mantendrá su cerebro activo y lo hará más adaptable de lo que era antes.

4. Cambia tu dieta

La comida no solo es combustible para tu cuerpo, sino que también es combustible para tu cerebro. Si tiras basura, no puedes esperar que salga la excelencia.

Lo que comemos es de vital importancia para nuestro rendimiento mental y físico. Una dieta que consiste en comida rápida y refrigerios azucarados no va a hacer mucho por ti.

Lo que comes puede tener un gran impacto en la salud y la funcionalidad de tu cerebro. Los alimentos como el salmón, que son ricos en ácidos grasos Omega-3, son vitales para su cerebro.

Los estudios han demostrado que una deficiencia de Omega-3 puede provocar fatiga, mala memoria y cambios de humor. Su cuerpo no produce Omega-3, por lo que es esencial que lo incluya en su dieta.

Al comer alimentos más saludables, no solo comerás de manera más inteligente, sino que también te volverás más inteligente.

5. Enseñar

No tiene que convertirse en maestro para obtener el beneficio de este consejo. Enseñar a sus hijos o a alguien que conozca una nueva habilidad es todo lo que necesita hacer.

Descubrí que cuando enseñaba inglés a mis estudiantes extranjeros, la parte más difícil del trabajo era explicarles frases o matices particulares del idioma inglés.

Aprendí inglés como resultado de mi entorno, todo me vino naturalmente. Mientras que mis alumnos no habían tenido este lujo. Esto me obligó a pensar en formas de explicar estos puntos para que pudieran entender.

Esta es la esencia de la enseñanza. Estás impartiendo el conocimiento que posees a alguien que no tiene ese conocimiento. Los mejores maestros pueden explicar este conocimiento de manera sucinta y sin dificultad para el alumno.

Para hacer esto, debes pensar como un estudiante y ponerte en su lugar. Al hacerlo, está obligando a su cerebro a pensar de manera diferente y resolver problemas.

Escrito por: Tom Stevenson

Publicaciones Similares