Cómo estudiar de forma eficiente

Cómo estudiar de forma eficiente

Estudiar eficientemente no es estudiar rápido ni intentar aprender toda la materia el día antes del examen. El estudio eficiente es sacar el mayor provecho de tu rato de estudio, aprendiendo al máximo. Sigue leyendo para saber más.

 

1. Estudia en tu horario productivo

No todos somos productivos a la misma hora. Mientras unos estudian mejor a primera hora de la mañana, otros son más eficientes de noche, cuando ya le agarraron el ritmo al día. Incluso hay algunos que son más productivos después de almuerzo. Y eso está bien. No todos funcionamos de la misma forma. Por eso, es bueno conocer a qué hora funcionas mejor tú y aprovechar ese rato para estudiar. Puede que te tome un tiempo y algo de experimentación descubrir a qué hora trabajas mejor, pero cuando lo sepas podrás aprender y retener más información mucho mejor.

2. Planifica tu estudio

Casi todos estudiamos más de una materia por día. Creemos que así abarcaremos más información. Pues, déjame decirte que estamos equivocados. Me tomó un tiempo aprender que es mejor si dedicas un día entero a una sola materia. O como máximo a dos. Si abarcas muchas materias es probable que te confundas y termines mezclando los conceptos en el mismo examen. Y te aseguro que no quieres que eso pase.

Lo mejor que puedes hacer es planificar por adelantado qué materias vas a estudiar. Intenta que sean materias muy diferentes una de la otra, para que no haya posibilidad de que te confundas, o que sean complementarias, de modo que la información de una ayuda a entender la información de la otra. Así estudiarás mucho mejor y retendrán más la información.

3. Divide la materia

Una vez que decidiste qué materias vas a estudiar por día, es bueno decidir también qué temas vas a estudiar. A veces los temas dentro de una misma materia son muy diversos y pueden llegar a confundirte. Por eso es mejor dedicar un día a cada tema, de forma que te asegures de haber entendido todo o al menos de haber abarcado todo lo necesario de ese tema y que no te saltaste nada por el apuro de terminar antes. Lo mejor es comenzar por la materia más difícil o que menos recuerdes para tener más tiempo de estudiarla.

4. Estudia con intervalos de tiempo

Si te sientas a estudiar por cuatro horas seguidas, te aseguro que en menos de 1 hora estarás frito. Tu cerebro no puede aguantar tanto tiempo de concentración y solo retendrá una parte de lo que lees, haciendo que no valga la pena todo el rato que estuviste sentado.

Estudiar a intervalos es la mejor forma. Hay muchos métodos y técnicas, pero lo más común se llama el método Pomodoro. Básicamente bloqueas 25 minutos para estudiar y tomas un descanso de 5 minutos. Después de tres rondas tomas un descanso más largo, de 15 minutos máximo, para poder estirar las piernas y relajarte un poco.

Es importante que te tomes el descanso para tomar un café, ir al baño o caminar. En realidad, puedes hacer lo que sea, pero es mejor si te levantas de la silla, dejas que circule bien la sangre en tu cuerpo y que llegue al cerebro y te alejes de tu escritorio. Así podrás retomar de mejor forma el estudio pasados los 5 minutos.

5. Minimiza las distracciones

Esto es lo más importante, diría yo. Teniendo nuestro teléfono siempre al lado, tendemos a distraernos ante la más mínima notificación. Por eso es mejor si dejas tu teléfono en silencio, en No Molestar o descargas una de esas aplicaciones que bloquean completamente tu teléfono por un período de tiempo.

Las distracciones también aplican para los estudios en grupo. A veces estudiamos con amigos y terminamos hablando de cualquier cosa menos la materia. Evita cambiar el tema y mantente concentrado en lo que tienen que estudiar. Y si se llegan a distraer, vuelve rápidamente al estudio para que no malgasten su tiempo.

Cómo estudiar de forma eficiente

6. Escucha música de concentración

Si te gusta estudiar con música, es mejor que lo hagas con una que está diseñada para mantenerte concentrado. Hay muchos videos en YouTube de música de concentración y Spotify tiene varias playlist también. Asegúrate de buscar tu estilo y lo que más te guste a ti, pero intenta que no tenga letras que te distraigan o no valdrá la pena. Puede ser música clásica, heavy metal sin letra, Lofi Beats o incluso música de videojuego, que esta hecha especialmente para mantenerte jugando.

7. Usa post it y destacadores

Usar colores y papeles que puedes mover por todos tus apuntes te ayudará a retener mejor la información. Yo recomiendo que uses un color por materia o tema, de forma que puedas recordar por color. Es decir, que en la prueba, cuando estés intentando recordar algo en específico, repases por el color en que lo destacaste. Así se te hará más sencillo pasar por tus notas mentalmente.

En cuanto a los post it, puedes usarlos tanto en el cuaderno como fuera de él. A veces los uso para destacar una información importante. Otras, los uso como forma de estudio y recordatorios que pego por todas partes para ir aprendiendo mientras hago mi día a día. Lo mejor es que busques el sistema que más te acomode a ti y que lo apliques.

8. Usa recompensas

Así haces más entretenido tu estudio. En vez de obligarte a estudiar porque pasaste cuatro o más horas viendo Netflix, mejor estudia un par de horas y recompénsate con un capítulo. O acumula capítulos para ver en la noche y que no te distraigan de tu estudio.

Este sistema puedes usarlo como quieras, ya sea con series, películas, videos en YouTube o incluso comida. Hay algunas personas que se recompensan con un chocolate cada vez que terminan de leer un capítulo. Personalmente, creo que estimularte con comida, especialmente chocolate, no es el mejor método, pero si a ti te sirve, no hay más que decir.

9. Destaca lo que no entiendas y pregunta

Cuando estés repasando tus notas o estudiando del texto, lo mejor es destacar lo que no estás entendiendo. Puedes marcar la página o poner una gran signo de exclamación al lado para recordar que no lo entendiste. Yo dejo un espacio al lado de la materia o pego un post it en blanco para anotar una breve explicación. Y cuando tengo todos mis apuntes terminados, pregunto.

Ahora, lo mejor es preguntarle directamente al profesor o al ayudante, de forma que te asegures de recibir la información correcta y no una interpretación de alguno de tus compañeros. Recuerda que no todos entendemos lo mismo de la misma información que recibimos, así que es mejor preguntar a quien maneja perfectamente la materia y puede explicarte cuantas veces sea necesario para que entiendas bien.

10. Estudia la noche anterior y repasa antes de rendir

Si bien no soy del tipo que estudia el día anterior porque creo que es sólo calentar la materia y no aprendes mucho en ese rato, me pasa que tengo que repasar los contenidos para ayudar a mis compañeros y resolver algunas dudas. Por eso, cuando repaso para ellos aprovecho de leer y retener algo de información. Pero eso no es sinónimo de que vayas a aprender bien todo lo que leas. Es más, cuando leemos de noche solo retenemos 1/3 de la información, por lo que repasar a “ultimo minuto” ayuda a refrescar la memoria justo para rendir una buena prueba.

Espero que estos consejos te sirvan y puedas rendir al máximo en tus exámenes.

 

Autora: vidadepindy

Publicaciones Similares