Aspecto de jesus

¿Qué aspecto tenía Jesús?

Es el hombre blanco de cabello rubio y ojos azules más famoso. Después de morir en el año 30 d.C., las filosofías de Jesucristo se convirtieron en una nueva religión, el cristianismo. Fue reverenciado en todo el mundo como el hijo de Dios. 

Debido a que Jesús es una figura religiosa importante, su apariencia física se ha representado de varias maneras. Para examinar sus rasgos, primero tenemos que examinar su vida, que se cuenta a través de los cuatro evangelios de la Biblia del Nuevo Testamento.

Relatos bíblicos sobre la aparición de Jesús

Jesus

En la Biblia, Jesús hace todo bajo el sol: caminar, curar, entre otros. Pero, en todo el proceso, nunca se lo describe visualmente.

Cuando fue arrestado en el huerto de Getsemaní, Judas tuvo que señalar a Jesús entre los discípulos, lo que implica que todos se parecían.

Dado que la apariencia de Jesús no se destacó, podemos inferir que se parecía al típico hombre judío palestino del siglo primero. Sin embargo, siglos después de la muerte de Jesús, los artistas no tomaron en consideración el relato histórico de la aparición de Jesús. En cambio, utilizaron sus propios pensamientos creativos.

Representaciones de Jesús a lo largo de los años

Arte Bizantino

Una de las primeras representaciones de Jesús proviene de las catacumbas de Santa Domitila en Roma, que data del siglo III d.C. La pintura representa a Jesús como el Buen Pastor, un hombre imberbe con un cordero sobre los hombros.

Los artistas bizantinos solían utilizar el arte del mosaico, que consiste en vidrio, piedra, mármol, etc., para crear imágenes simples de Jesús.

La imagen de Jesús como un hombre de piel clara, barba blanca y túnicas largas también se remonta a esta época. Influenciados por la apariencia de los dioses griegos clásicos (cabello largo, barbas y cuerpos delgados), los artistas bizantinos retrataron a Jesús de la misma manera.

Aunque no era realista, esta tendencia continuaría en la Era del Renacimiento.

Arte renacentista

Después de que terminó la era bizantina, la representación de Jesús con influencia griega permaneció, convirtiéndose en la imagen universal de Jesús. En la Era del Renacimiento, los artistas típicamente retrataron a Jesús con más expresiones, gestos y una perspectiva lineal. Su apariencia también era mucho más tridimensional, realista y colorida que en la era bizantina.

Sin embargo, existen ligeras diferencias en su apariencia, entre varias regiones europeas. Por ejemplo, los artistas españoles y portugueses le dan a Jesús un aspecto más mediterráneo, mientras que las iglesias ortodoxas retratan una versión «más oscura» de Jesús.

Arte Asiático

Durante el colonialismo europeo, muchos asiáticos vieron a Jesús como un dios tribal de los europeos blancos. Sin embargo, a medida que el cristianismo circulaba por Asia, Jesús fue reinventado en diferentes figuras culturales como el bodhisattva, un erudito confuciano y un sacerdote chamánico. Se volvió a retratar con las características físicas de la gente local.

Aún así, todas estas representaciones no estaban ni cerca de la verdadera apariencia de Jesús.

Jesús: la representación más realista

Con base en artefactos arqueológicos, textos y restos humanos preservados, los investigadores pueden inferir estos rasgos sobre la apariencia física de Jesús:

  1. 5 pies 5 pulgadas de alto
  2. Ojos cafés
  3. Pelo negro
  4. Piel marrón oliva
  5. Cabello corto
  6. Barba recortada

Dado que Jesús era carpintero y caminaba mucho, podemos inferir que era delgado y musculoso. En los Evangelios, Jesús también declaró que no quería usar dos túnicas. Así que lo más probable es que vistiera una túnica sencilla, para mezclarse con las aldeas de Galilea como un hombre sencillo.

En 2001, el artista médico Richard Neave, junto con un equipo de antropólogos forenses y programadores informáticos israelíes y británicos, crearon una nueva imagen de Jesús, basada en las características típicas de los judíos palestinos del siglo I:

Con toda la nueva evidencia disponible, esta imagen es mucho más precisa para la apariencia física de Jesús.

Sin embargo, al mismo tiempo, nunca sabremos cómo era realmente Jesús. Sin embargo, es seguro asumir que las representaciones clásicas de él ahora están desactualizadas.

Publicaciones Similares