Habitos de cerebros felicies

5 hábitos de cerebros felices

Reconecte su cerebro para disfrutar más dopamina , serotonina , oxitocina y endorfinas, sustancias químicas responsables de su felicidad.

La felicidad es un trabajo en progreso, pero el proceso de cada persona es diferente. La buena noticia es que cada día presenta la oportunidad de probar algo que puede hacerte más feliz.

Muchas personas culpan a sus circunstancias, situaciones fuera de su control u otras personas por su propia infelicidad.

Pero la verdad es que nuestra felicidad es nuestra propia responsabilidad. Es como esa cita de Eleanor Roosevelt: «Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento». Nadie puede quitarte la felicidad sin tu consentimiento.

Tu felicidad es un proceso cotidiano. Puedes hacer más de lo que te hace feliz cada día para experimentarlo por completo. Todos los días, tienes la oportunidad de controlar tu estado de ánimo. Puedes aprender cómo ser feliz y ser feliz.

Dan Millman, autor y conferencista en el campo del desarrollo personal explica: “Siempre creí que una vida de calidad, disfrute y sabiduría era mi derecho de nacimiento humano y me sería otorgada automáticamente a medida que pasara el tiempo. Nunca sospeché que tendría que aprender a vivir, que había disciplinas específicas y formas de ver el mundo que tenía que dominar antes de poder despertar a una vida simple, feliz y sin complicaciones «.

Las personas tremendamente felices han adoptado ciertos hábitos que los diferencian del resto: tienen hábitos felices. Las personas felices hacen más de lo que refuerza su estado de felicidad. Los elementos del proceso de felicidad implican rutinas, actividades y elecciones específicas. Y cuanto más los practiques, más se volverá a conectar tu cerebro para adaptarse a los nuevos hábitos de felicidad.

Cuando te sientes bien, tu cerebro libera dopamina, serotonina, oxitocina o endorfina, el cuarteto de químicos responsables de tu felicidad.

Queremos más de estos grandes sentimientos porque nuestros cerebros están diseñados para buscarlos. Aquí hay algunas cosas que cualquiera de nosotros, en cualquier etapa de la vida, puede comenzar a hacer para sentir los efectos de una mayor felicidad en nuestras vidas.

1. Los cerebros felices encuentran y aumentan las experiencias de flujo

Es una experiencia óptima que puede hacerte feliz. Desde senderismo hasta jardinería, leer o incluso ver una película o un programa de televisión particularmente fascinante, el flujo básicamente describe el sentido inherente de satisfacción.

En su libro más vendido, Flow: The Psychology of Optimal Experience, Mihaly Csikszentmihalyi, acreditado por popularizar el estado del flujo con su investigación en los años 80 y 90, describe el flujo como «un estado en el que las personas están tan involucradas en una actividad que nada más parece importar la experiencia es tan agradable que la gente continuará haciéndolo incluso a un gran costo, por el mero hecho de hacerlo «.

Durante tales hechizos, experimentamos la sensación paradójica del tiempo, ambos detenido internamente en «nuestro mundo».

Se puede lograr el flujo en casi cualquier actividad que requiera un esfuerzo mental prolongado y en el que se disfrute nuestra participación, literalmente, en aras de ello.

Para experimentar la felicidad sin perseguirla, abrace los hábitos felices diarios. Cuando su cerebro crea expectativas sobre lo que lo hará feliz, comienza a reconectarse para buscar hábitos más felices. Si decides ser feliz, tu cerebro encontrará cosas por las cuales estar feliz.

2. Expresan gratitud: una habilidad para una vida más feliz

Expresar gratitud ayuda a las personas a sentirse bien consigo mismas, lo que mejora su autoestima. Practicar la gratitud también puede hacer cambios duraderos en tu cerebro.

«Las personas que cultivan la gratitud intencionalmente muestran una mayor sensibilidad neuronal en la corteza prefrontal medial, una región del cerebro asociada con el aprendizaje, el pensamiento racional y la toma de decisiones», dice Ellie Cobb, PhD, psicóloga holística y directora de Psicología para Thankful , una empresa social. y marca de estilo de vida enfocada en la gratitud.

Cuando se practica en nuestras vidas auténticamente, la gratitud puede ayudarnos a sentirnos más firmes, humildes y conectados con el mundo que te rodea. Atrae a la gente hacia nosotros. Practicado con el tiempo, ni siquiera tendrá que pensarlo, y verá los efectos en su perspectiva en la vida.

3. Las personas más felices cultivan relaciones profundas y significativas.

Un montón de investigaciones sugieren que las conexiones sociales hacen que las personas sean más felices. Las relaciones satisfactorias no solo hacen felices a las personas, sino que también se asocian con una mejor salud e incluso una vida más larga.

Las relaciones están conectadas con algunas de nuestras emociones más fuertes. Cuando son positivos, sentimos felicidad, satisfacción y calma. Cuando las relaciones sacan lo peor de nosotros o son inexistentes, nos sentimos ansiosos, deprimidos y solitarios.

Un estudio de Harvard sobre el desarrollo de adultos (considerado el estudio más extendido, que comenzó en 1938, rastreó la vida de 724 hombres durante 75 años) descubrió que las buenas relaciones son los factores clave que más importan para una felicidad duradera.

«La lección que surgió de decenas de miles de páginas de esa investigación fue que las buenas relaciones nos mantienen más felices y saludables», dice el Dr. Robert Waldinger, psiquiatra y director del Estudio de Desarrollo de Adultos de Harvard.

4. La gente feliz vive el momento.

La vida se desarrolla, pero estamos demasiado ocupados para darnos cuenta. Estamos demasiado ocupados preocupados por el pasado y el futuro y dejamos que el presente se nos escape, permitiendo que el tiempo pase sin ser observado ni aprovechado.

Derrochamos nuestros preciosos segundos, minutos, horas, días, meses y años mientras nos preocupamos por el futuro y reflexionamos sobre el pasado.

Solo puedes vivir un momento a la vez, elige vivir en el momento. «Vivir en el momento, también llamado mindfulness, es un estado de atención activa, abierta e intencional en el presente», escribe Jay Dixit de Psychology Today.

Apóyate en las pequeñas alegrías de la vida cuando las encuentres. Las cosas simples son las cosas más extraordinarias que a veces hacen que la vida sea fácil de administrar.

No pienses demasiado en «disfrutar» la vida. En el momento en que saltas al «modo de pensamiento» y buscas cosas para hacer que tu vida sea satisfactoria, la plenitud de la vida se convertirá en un espejismo.

5. Los cerebros felices buscan aventura: prueban la emoción de la vida en todas sus diferentes formas

Las personas están naturalmente entusiasmadas, agradecidas, menos estresadas y más presentes cuando son aventureras.

Puede convertir la vida cotidiana en una aventura: cada día puede ser extraordinario. Incluso puede ser aventurero sin salir de su hogar: tome una ruta diferente al trabajo, lea sobre otras cosas más allá de sus temas habituales.

Aprende una nueva habilidad que puede hacerte indispensable en el futuro y disfruta de la emoción de la nueva experiencia. Para los amantes de la naturaleza, la aventura es una oportunidad para apreciar paisajes increíbles.

Un estudio ha encontrado que pasar dos horas por semana absorbiendo la naturaleza, ya sea bosque, parque o playa, da un impulso positivo a la salud y el bienestar, tanto mental como físicamente.

Para experimentar la verdadera felicidad en los detalles pasados ​​por alto, debe estar dispuesto a sorprenderse o equivocarse en sus suposiciones.

Despierta cada día listo para dar esos «pequeños pasos» hacia tu felicidad: toma buenas medidas, no importa cuán pequeñas sean para mejorar tu estado de ánimo. Cada pequeña experiencia cuenta.

Escrito por: Thomas Oppong

Publicaciones Similares